Nuestra piel es un órgano delicado que debemos cuidar, especialmente cuando nos exponemos al sol. Para prevenir el envejecimiento y el cáncer de piel la función de las cremas protectoras solares es crucial, y debemos elegir aquella que más se ajuste a nuestras características concretas, y según el clima en el que nos encontremos.

Para conocer cuál es el protector solar más adecuado lo primero que debemos conocer es lo que se denomina fototipo, las características físicas que hacen a una persona más o menos sensible, por lo que necesitará un nivel diferente de protección para su piel.

El tono de piel, el color de cabello y el color de ojos es la clave para conocer nuestro fototipo:

Fototipo I
Se reconoce por tener la piel blanca, muy blanca y además los ojos claros y muchas pecas. Este tipo de piel se caracteriza por ser muy sensible.

  • Siempre se quema y no se broncea.
  • El enrojecimiento aparece alrededor de los 12 minutos de exposición.
  • La persona presenta signos de envejecimiento temprano.
  • Se recomienda usar un factor de protección (FPS) de 80 a 100.

Fototipo II 
Correponde a una piel blanca, los ojos pueden ser claros (verdes o azules) o también pardos. Esta piel es un poco menos sensible se caracteriza por que:

  • Generalmente se quema y se broncea con dificultad.
  • El enrojecimiento aparece a los 15 minutos.
  • Presenta signos de fotoenvejecimiento temprano.
  • Se debe usar factor (FPS) de 50 a 80.

​Fototipo III 

Corresponde a aquellas personas con piel con tendencia a ser grasa y clara, los ojos marrones o quiza grises, y son castaños o rubios.  En ocasiones se quema aunque adquiere buen bronceado.

  • El enrojecimiento aparece a los 18 minutos.
  • Tiene una ligera tendencia a desarrollar manchas en la piel.
  • Tiene una mejor tolerancia a los rayos U.V.
  •  Se recomienda un factor (FPS) de 30 a 50.

 Fototipo IV 

Este tipo de piel suele ser ser oscura o mate además de tener los ojos y el cabello también oscuros (pelo negro o castaño oscuro).

  • Raramente se quema y se broncea fácilmente; su piel en caso de quemarse es "morada" y no po rmucho tiempo, pueden llegar a aparecer manchas.
  • Para este tipo de piel factor (FPS) de 20 a 30.

 Fototipo V

Cuentan con una piel oscura y mate, los ojos oscuros y el cabello muy oscuro o negro. 

  • Raramente se quema y se broncea muy fácilmente.
  • El enrojecimiento aparece hasta los 28 minutos de exposición.
  • Tiene facilidad para hacer manchas y el fotoenvejecimiento es tardío y leve.
  • Se puede usar un bloqueador con factor (FPS) de 15-20.

 Fototipo VI

Las personas con fototipo negro no se queman y la piel oscurece pareja.

  • El enrojecimiento aparece entre 45 y 60 minutos y en ocasiones aparecen manchas.
  • Para estas personas se recomienda usar factor (FPS) 15.

 

Estos cuidados son especialmente importantes cuando hablamos de la piel de la cara, más sensible que la del resto del cuerpo, y que debemos cuidar también durante el invierno. Durante todo el año debemos usar un protector solar facial que, además de proteger de los rayos UVA y otras radiaciones, nos aporte vitaminas C y E, y antioxidantes, además de tener la textura adecuada para la zona debe ser resistente al agua.

Ahora tienes toda la información para poder iniciar un verano protegido contra sol y la radiación.