Este verano queremos un bronceado impecable pero sin poner en peligro nuestra salud. Está prohibido tumbarse al sol sin usar protección solar y en horas de máxima potencia.

¿Sabes qué puedes hacer entonces para aumentar tu bronceado sin caer en estos frecuentes errores?

La solución es tu alimentación.
Si ingerimos los alimentos adecuados, conseguiremos que nuestra piel esté mucho mejor preparada para broncearse y además, potenciaremos nuestro tono. Solemos olvidar que hay ciertos alimentos que aceleran el proceso de bronceado, mientras que ayudan a nuestra piel a protegerse de la radiación solar.

Te explicamos cuáles son estos alimentos y qué es lo que debes hacer para broncearte sin ningún peligro este verano...

Prepara tu piel semanas antes...

Es importante que antes del verano prepares tu piel para el sol, para ello, aconsejamos: 

  • Exfoliaciones periódicas, para eliminar todas las células muertas que se depositan en nuestra piel, así conseguimos que la piel esté mucho más receptiva para recibir los principios activos de cualquier producto o absorber vitaminas.
  • Incluye en tus comidas algún producto integral como el pan, el arroz o la pasta. La vitamina B que aportan los productos integrales hidrata la piel desde dentro y permite que el bronceado se note más rápido.
  • Los zumos de frutas son perfectos para ayudar a la piel a broncearse. Si quieres aumentar el bronceado, entonces opta por aquellos que sean de zanahoria o arándanos combinados con otras frutas.
  • Verduras para comer... Cuanto más vibrante es el color, más betacaroteno contienen. Así que si tomas tomates, berenjenas, espinacas o calabaza estarás ayudando a que tu piel se ponga a tono. Además estos alimentos tienen una doble función: estimulan la producción de melanina y neutralizan los radicales libres.

Alimentos para tomar el sol...

Una vez que nuestro cuerpo está de sobra preparado para darse algún bañito al sol, incluiremos en nuestra dieta algunos alimentos estratégicos más.

  • Alimentos que contengan vitamina C: Esta vitamina protege las fibras de colágeno y elastina de la piel contra los daños causados por la radiación solar. Toma cítricos, frutas rojas, papaya, kiwi, coliflor, espinacas...
  • Vitamina E: Bloquea el paso de los radicales libres. Puedes encontrarla en algunos alimentos como las legumbres, los cereales y los frutos secos.
  • Ácidos grasos: Los aceites vegetales, el pescados azul y los frutos secos hidratan la piel y le dan la elasticidad. Así tu bronceado se mantiene intacto por más tiempo.

Con una dieta que incluya estos alimentos tu piel estará en perfecto estado para pasar por una sesión de bronceado y mantenerse durante mucho más tiempo de lo habitual. No olvides utilizar siempre protección solar y mantenerte hidratada. Además de hidratar tu piel con cosmética, hazlo bebiendo dos litros diarios de agua.