Te damos 9 ideas que pueden mejorar tu piel y que puedes poner en práctica ¡ya!

 

  • Masajéate... Lo más probable es que te apliques tu hidratante facial todos los días pero ¿cómo lo haces? El método de aplicación es tan importante (o más) que el propio producto. Un masaje facial bien realizado te ayudará a favorecer el drenaje linfático y la circulación y destensará los músculos de la cara para evitar arrugas.
  • Dormir más... Si no duermes lo suficiente, ha llegado el momento de cambiar ese hábito en favor de tu piel. Y no es solo para evitar las ojeras: algunos estudios científicos parecen demostrar que aquellas personas que duermen menos horas de las recomendadas tienden a envejecer más rápido y su barrera cutánea se repara peor.
  • Comer más salmón... O nueces, aguacates, aceite de oliva... Todos ellos son ricos en ácidos grasos, sustancias que han demostrado jugar un papel fudamental en el mantenimiento e hidratación de la piel.
  • Reducir el consumo de azúcar... Tomar más azúcar del necesario produce glicación, un proceso que degenera las fibras de colágeno de la piel y provoca envejecimiento y pérdida de firmeza. La solución: no excederte con los dulces, evitar los carbohidratos refinados, cambiar el azúcar por edulcorantes...
  • Pasarte a la ducha fría... Sabemos lo bien que sienta una ducha caliente, pero cambiarla por agua fría tiene demostrados sus beneficios (en aquellos valientes que se deciden a probarla): refuerza el sistema inmune y mejora la circulación sanguínea, además de respetar los aceites naturales de la piel. En el pelo, el agua fría cierra la cutícula aumentando su brillo.
  • Acabar con el estrés... La ciencia lo corrobora: el estrés también afecta a tu piel. El cortisol, una hormona que se libera ante situaciones de tensión, origina una mayor producción de sebo, lo que puede derivar en piel grasa o problemas de acné. Y la piel no es la única afectada: durante episodios de ansiedad, el cabello pasa de su fase de crecimiento a la de reposo, pudiendo incluso caerse.
  • Controlar el alcohol... Frenar el consumo de alcohol puede mejorar tu piel en tiempo récord. Evitarás deshidratación, rojeces, bolsas y ojeras... Puedes probar a sustituir los destilados por bebidas menos dañinas como el vino y alternar las copas con vasos de agua.
  • Una limpieza profunda... ¿Hace cuanto que no te haces una limpieza de cutis profesional? Con ella, conseguirás una oxigenación profunda de la piel y que ésta resplandezca, además de permitir que los tratamientos posteriores penetren mejor. Antes de invertir en una buena crema, maximiza sus efectos con una piel sin mácula.
  • Utilizar protección solar (incluso en invierno)... Protegerte del sol es lo mejor que puedes hacer por tu piel: los rayos solares provocan daños en la elastina y el colágeno, lo que puede dar lugar a flacidez y arrugas. De hecho, los dermatólogos consideran al sol como la causa número uno de envejecimiento. Utilizar fotoprotector durante todo el año es un imprescindible para evitarlo.

​Recuerda...

¡CUIDAR NUESTRA PIEL ES LA MEJOR FORMA DE PREVENIR EL ENVEJECIMIENTO!