Después de las vacaciones llega la vuelta a la rutina y al trabajo, y con ella los tratamientos de belleza necesarios para que nuestro pelo y nuestra piel se recuperen de las agresiones externas a las que los hemos expuesto.

Horas tumbadas bajo el sol, la arena, el salitre del mar, el cloro de la piscina... Son pequeños excesos a los que sometemos nuestra piel y nuestro cabello en verano, por lo que es importante que con la llegada del otoño comencemos de nuevo a cuidarnos... ¡Y así estar perfectas todo el año!
Sigue los consejos, cuidados y tratamientos de belleza que te proponemos para empezar el mes de septiembre con buen pie y que tu piel esté mejor que nunca. Y si quieres un extra de mimos, hazte algún tratamiento con alguno de estos descuentos que te ofrecemos. ¡Te quedarás como nueva!

¿Te animas?

Cuidado facial .-​La piel del rostro es mucho más sensible que la del resto del cuerpo, por lo que reacciona ante las agresiones externas de manera diferente. La deshidratación y la sequedad se hacen más visibles, y es necesario hidratar el rostro de manera más intensa al acabar los meses de verano.

Es por esto por lo que es muy recomendable el uso de sérums antes de la crema hidratante, ya que estos productos penetran en las capas más profundas de la piel y mantienen mejor la hidratación. 

En cuanto al cuidado recomendado en cabina lo primero sería un buen tratamiento facial, que siempre incluye una parte de limpieza, pero que además se acompañe de activos que recuperen la hidratación y flexibilidad de la piel. Los tratamientos se pautan en el acto, según vamos viendo las necesidades o requerimientos de la piel.

Cuidado corporal .-Con la exposición prolongada al sol, la piel puede resecarse, acelerar su envejecimiento y llenarse de manchas...  Sin duda, lo primero que necesita tu piel sería una exfoliación e hidratación corporal completa. Ayudamos a eliminar todas las células muertas acumuladas y a recuperar el brillo natural de la piel. Además del cuidado en casa, que lo recomendable es utilizar crema hidratante todas las mañanas y beber dos litros de agua al día. Si eres de las que no quiere despedirse de un bonito bronceado tan pronto, puedes utilizar cremas hidratantes que además de hidratar, protegen tu piel de los últimos rayos del verano para continuar bronceándote sin peligro. 

Uñas a punto .- Al igual que la piel, las uñas sufren por el calor, el cloro y el salitre. El verano es la época del año en la que ponemos más atención a la manicura y la pedicura, y para tener unas uñas sanas y fuertes es necesario protegerlas antes de aplicar cualquier esmalte.
Conviene utilizar endurecedores, y evitar la acetona en los productos quitaesmalte, ya que tienden a debilitar la uña y las cutículas. Te recomendamos, además, que pruebes con un complemento alimenticio que contenga queratina, vitaminas B6 y B8 y minerales como el zinc y el cobre, que te ayudarán a devolver a tus uñas la flexibilidad y la fuerza que tenían antes de que comenzase el verano.
¿Durezas en los pies? El sol, las largas caminatas, las sandalias planas, las de tacón vertiginoso... Son tantos los retos a los que se enfrentan nuestros pies en época estival... Por ello es importante que durante los meses de verano y un tiempo después les concedas una pedicura para evitar las antiestéticas y dolorosas grietas y durezas.

La pedicura consiste en limpiar todo tipo de durezas, quitar las pieles de alrededor de los dedos del pie (retirar las cutículas), cortar las uñas, limar el pie... Una vez se ha conseguido la relajación total y se ha limpiado, las uñas están preparadas para esmaltarlas. Recuerda que lo más importante para la salud de nuestros pies es escoger un calzado adecuado, cómodo y sobre todo, que transpire. Así evitarás rozaduras, ampollas, sequedades, o incluso la aparición de hongos. 

Con todos estos consejos, ya estás lista para una vuelta a la rutina por todo lo alto... ¡A por ella!