Las vacaciones han quedado atrás hace tiempo y ya hemos empezado una nueva estación, el otoño. En breve, las temperaturas empezarán a descender, hará más frío y la piel también tiene que adecuarse y reponerse de los efectos del sol y aclimatarse a la nueva estación.

En el artículo de hoy queremos que conozcas cuales son los tratamientos estrella para empezar el otoño con la piel radiante y poder presumir de rostro y cuerpo.

  • Lo primero que debemos hacer al volver de las vacaciones es una limpieza facial... Las pieles vienen saturadas de las cremas de protección solar, con el poro dilatado, deshidratadas del sol…

¿Qué conseguimos? Ayuda a mejorar la fineza del poro y el brillo, además de reparar el daño que ha podido ocasionar el sol en la piel. Nuestro protocolo consiste en realizar un diagnóstico previo con la lámpara de Wood, esta nos permite ver el estado interno de la piel para así poder realizar un protocolo totalmente personalizado y adaptarnos a las necesidades de la misma.

Una vez realizada la limpieza facial, ya tenemos la piel preparada y receptiva para realizar cualquier tratamiento más específico, como puede ser un tratamiento anti-arrugastensordrenanteoxigenanteregeneradormultivitamínico...

  • Además del rostro, la piel del cuerpo también necesita regenerarse, esta puede estar tirante y seca, por tanto es necesario exfoliarla para eliminar todas las células muertas e impurezas y dejarla mucho más receptiva a la cosmética que vas a aplicar después. 

Tratamiento estrella: Peeling corporal +  hidratación intensa

¿Qué conseguimos?  Hidratación y reparación en profundidad. Devuelve la elasticidad y luminosidad a la piel.

  • Y si por fin quieres eliminar de forma definitiva el vello, otoño es la época ideal para empezar con la depilación definitiva ya que vas a necesitar varias sesiones hasta acabar con él. Con la piel más blanca, los resultados son más eficaces, además de disponer de más tiempo para poder hacer el tratamiento sin prisas. Estos tratamientos requieren protección solar, y de este modo se podrá disfrutar del buen tiempo llegado el momento sin preocuparse.

Y por último recuerda...

  • Llevar una alimentación equilibrada y así evitar posibles resfriados por los cambios de temperatura.
  • ¡Haz deporte! Si has dejado de hacerlo en vacaciones, es hora de volver a retomarlo o empezarlo si antes no practicabas. Sal a caminar, apúntate a una actividad que te guste, practica running… una vez que cojas el hábito tu cuerpo lo va a notar y no vas a querer dejarlo nunca más.

ESTE OTOÑO... ¡TOCA CUIDARSE!